El análisis de jugadores cada día gana más terreno

El análisis de jugadores cada día gana más terreno

 

Este año, Charles Barkley, estrella estadounidense de la NBA, dijo que mientras era un jugador, siempre creyó que las estadísticas no eran confiables.

Si nos fijamos en el mundo de los deportes, las partes interesadas en general se benefician en gran parte a partir de los análisis, más que en los propios jugadores. Con la revolución de datos actual sucediendo en el deporte, los organizadores y patrocinadores están aún más en sintonía con las posibilidades de predicción de resultados envueltos en analítica.

 

Cada uno de los avances deportivos, como las cámaras que registran el repique del balón en relación a la cancha, han sido impulsados por los mismos factores: Una combinación de buscar todas las ventajas posibles para ganar partidos, y la búsqueda de nuevas formas de aumentar la lealtad de los aficionados, aumentar las audiencias y ganar dinero.

 

Cuando la tecnología desarrollada originalmente para el seguimiento de misiles llegó al baloncesto en 2012, las posibilidades de recolección de datos crecieron exponencialmente. Era posible rastrear realmente los jugadores, midiendo desde su velocidad al saltar, hasta la capacidad de rebotes de la pelota. El sistema Player Position Tracking se va abriendo paso en el deporte por buenas razones. Este mecanismo ofrece nuevas formas para los medios de comunicación de mejorar lo que ofrecen a los consumidores, y permite a los clubes llevar al siguiente nivel su juego de análisis, con la toma de decisiones basada en hechos científicamente medidos.

 

No hay duda de que la tecnología está cambiando el mundo. Las tecnologías de seguimiento permiten que interesantes y precisos productos sean reproducidos en los medios de ser visualizados pero más importante, ayudan a los atletas a alcanzar los niveles de rendimiento más altos posibles.

 

La buena noticia es que los directivos y aficionados por igual parecen ser adictos a los datos. Por lo tanto, la oportunidad de recopilación de datos inevitablemente hará el deporte más atractivo para los aficionados, y logrará atraer a un público más amplio.

 

Para poner un ejemplo, el patrocinio de la marca de relojes Tissot de la Federación Internacional de Baloncesto (FIBA) es un gran ejemplo de un buen ajuste. Tissot es parte del grupo Swatch, que también incluye Swiss Timing, especialistas en medición de tiempo, de puntuación, manejo de datos y soluciones de transmisión de los principales eventos deportivos mundiales. La alianza con un deporte tan internacional y popular como el baloncesto subraya la naturaleza dinámica de la marca y sus valores de precisión y rendimiento.

 

El patrocinio inteligente por proveedores de tecnología ofrece grandes oportunidades para ofrecer datos de alta calidad y mejorar la experiencia de un evento. La asociación con el patrocinador adecuado podría significar no tener que invertir en sistemas de construcción, ahorrando tiempo y dinero.

 

Pero desgraciadamente, los clubes pueden estar obligados a adherirse los servicios estándar, y a la tecnología ofrecida por un patrocinador específico, que tiene el potencial de obstaculizar el rendimiento. Otros clubes podrían tener más flexibilidad para adaptarse a los nuevos sistemas y podrían obtener una cierta ventaja competitiva en más de un sentido.

 

Cada vez es más fácil recopilar datos de tareas complejas; pero al parecer es una tendencia inevitable, puesto que a final de cuentas, los datos lograrán determinar qué deportista tiene el mejor rendimiento respecto a tareas que le interesan a él, a su equipo, a sus fanáticos y a sus patrocinadores.